Make your own free website on Tripod.com

EL PUDOR

¿Hay algo laico que sea sagrado? Sí, la Patria.

 

 

Tenemos que partir de la clasificación, antes de empezar siquiera a hablar del

pudor.

La división inicial es entre lo privado y lo público.

Tenemos, por un lado el pudor privado y por el otro el pudor público.

La otra división es entre lo religioso y lo secular (lo no religioso).

Tenemos entonces el pudor religioso (sacro) y el pudor laico (secular).

Y tenemos la división en intimidad sexual e intimidad no-sexual.

¿Nace el pudor por cubrir cualquier desnudez o sólo por cubrir la desnudez de las partes sexuales? Porque las partes sexuales son sólo dos y se ubican por ahí donde aparece el vello púbico.

Yo tengo una nieta que de pequeña no podía pronunciar bien todavía la palabra "público". Y además ya no se usa la diferenciación de pronunciaciones entre la "v" y la "b" (labiodental y labial). Cuando terminaba de cantarnos algo, se inclinaba en una reverencia y agradecía los aplausos diciendo: "gracias bello púbico" y todo el mundo se reía. ¿Qué tenía de risible el error? Pues que estaba nombrando la región que debe quedar oculta...

Cuando el asunto aquél de la expulsión del Paraíso, ¿se acuerdan? ¿Cuál fue el motivo de la expulsión? Comieron el fruto del árbol prohibido, el árbol del conocimiento.

Dice:

Replicó la serpiente a la mujer: "De ninguna manera moriréis. Es que Dios sabe muy bien que el día en que comiereis de él, se os abrirán los ojos y seréis como dioses, conocedores del bien y del mal". Y como viese la mujer que el árbol era bueno para comer, apetecible a la vista y excelente para lograr sabiduría, tomó de su fruto y comió, y dio también a su marido, que igualmente comió. Entonces se les abrieron a entrambos los ojos, y se dieron cuenta de que estaban desnudos y cosiendo hojas de higuera se hicieron unos ceñidores".

Y dice el comentador de mi biblia: "Despertar de la conciencia, primera manifestación del desorden que el pecado ha introducido en la armonía de la creación"

Ya estaban desnudos. Después de comer el fruto, se dieron cuenta de que estaban desnudos. Entonces se cubrieron sus partes, a partir de entonces, pudendas. ¿Cuáles son las partes naturales, vergonzosas, pudendas? Dice el diccionario: las de la generación. Pero ellos en ese momento todavía no sabían para qué servían dichas partes. Sin embargo, las cubrieron.

Se escondieron de Dios y éste llamó al hombre y le preguntó ¿dónde estás? Y éste le contestó: te oí andar por el jardín y tuve miedo porque estoy desnudo; por eso me escondí. Le dio miedo, le dio vergüenza que fueran a verlo desnudo. Fue entonces cuando Dios replicó: ¿Quién te ha hecho ver que estabas desnudo? Y fueron expulsados del Paraíso por culpa de su pudor.

Si hubieran sido impúdicos, desvergonzados, hubieran seguido desnudos aún sabiendo que lo estaban. Y aún estaríamos disfrutando del Paraíso.

Hay un pudor privado que lleva a la mujer (no sé si también a los hombres) a no exhibirse, a taparse aún delante de su marido. A tener relaciones bajo las sábanas, son la luz apagada, en lo oscurito. Pero no es por causa del pudor natural. Es por miedo. Se le ha enseñado que la relación sexual, que el mismo cuerpo es pecaminoso, que sentir placer es malo. Y aún ahora lo sigue creyendo...

En este sentido, lo contrario de la mujer pudorosa sería la exhibicionista, la stripper, la table-dancer, la mujer pública (¿por ser la contraria de la mujer privada?).

¿Existe el hombre pudoroso? También hay strippers y hombres públicos (aparte de los políticos que también son llamados así).

El pudor es una virtud. O por lo menos forma parte de una virtud: la templanza. He aquí lo que dice el Catecismo de la Iglesia Católioca:

2521 La pureza exige el pudor. Este es parte integrante de la

templanza. El pudor preserva la intimidad de la persona. Designa

el rechazo a mostrar lo que debe permanecer velado. Está

ordenado a la castidad, cuya delicadeza proclama. Ordena las

miradas y los gestos en conformidad con la dignidad de las

personas y con la relación que existe entre ellas.

2522 El pudor protege el misterio de las personas y de su amor.

Invita a la paciencia y a la moderación en la relación amorosa;

exige que se cumplan las condiciones del don y del compromiso

definitivo del hombre y de la mujer entre sí. El pudor es

modestia; inspira la elección de la vestimenta. Mantiene silencio

o reserva donde se adivina el riesgo de una curiosidad malsana;

se convierte en discreción.

2523 Existe un pudor de los sentimientos como también un

pudor del cuerpo. Este pudor rechaza, por ejemplo, los

exhibicionismos del cuerpo humano propios de cierta publicidad o

las incitaciones de algunos medios de comunicación a hacer

pública toda confidencia íntima. El pudor inspira una manera de

vivir que permite resistir a las solicitaciones de la moda y a la

presión de las ideologías dominantes.

2524 Las formas que reviste el pudor varían de una cultura a

otra. Sin embargo, en todas partes constituye la intuición de una

dignidad espiritual propia al hombre. Nace con el despertar de la

conciencia personal. Educar en el pudor a niños y adolescentes

es despertar en ellos el respeto de la persona humana.

2525 La pureza cristiana exige una purificación del clima social.

Obliga a los medios de comunicación social a una información

cuidadosa del respeto y de la discreción. La pureza de corazón

libera del erotismo difuso y aparta de los espectáculos que

favorecen el exhibicionismo y los sueños indecorosos.

2526 Lo que se llama permisividad de las costumbres se basa

en una concepción errónea de la libertad humana; para llegar a

su madurez, ésta necesita dejarse educar previamente por la ley

moral. Conviene pedir a los responsables de la educación que

impartan a la juventud una enseñanza respetuosa de la verdad,

de las cualidades del corazón y de la dignidad moral y espiritual

del hombre.

Pero ¿la virtud de la templanza es religiosa o laica?

Desde el punto de vista laico el pudor estaría relacionado con la intimidad.

Quien está educado en el pudor reconoce el valor de su intimidad y respeta la intimidad de los otros. Mantiene su intimidad a cubierta de extraños, rechazando lo que puede dañarla y la descubre solamente en circunstancias que sirvan para la mejora propia o ajena.

Dice Choza: "El pudor es una virtud y por tanto un deber, y todo el mundo se siente aliviado si se le exime del mismo, es decir, si se considera como un puro condicionamiento social. Es por eso que la literatura psico-sociológica -----dispuesta a agradar al público, como toda literatura-- tiende a considerar como condicionamientos sociales preferentemente los hábitos llamados virtudes".

Ahora dice Isaacs:

"Sin embargo, el pudor tiene un gran sentido para las personas que viven en una sociedad tendente a destruir la intimidad de la persona. La masificación y el desorden de las costumbres pueden hacer de la persona un simple cómplice

de la corriente general. La persona humana, para merecer ese nombre, necesita descubrir lo que es la dignidad humana y únicamente lo puede hacer si relaciona íntimamente su ser con su finalidad por lo que ha sido creado. Es evidente, en este contexto, que hace falta autoposeerse en algún grado y conocer el porqué de la propia vida para hacer digno lo que se es".

Desde el punto de vista político. La intimidad, el pudor, deben ser protegidos por el Estado, como una garantía al individuo. De allí el artículo 16 constitucional: Nadie puede ser molestado en su persona, familia, comicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente, que funde y motive la causa legal del procedimiento.

Dice el comentarista del artículo:

"Durante siglos, el capricho del gobernante fue la medida de las molestias causadas a los particulares. En otras épocas bastaba la simple orden verbal de alguna autoridad para perturbar e incluso encarcelar a las personas, sin existir ningún motivo fundado".

¿Es válido privar al hombre de todas las ilusiones? ¿Quién define lo que es una ilusión? Bueno, pues para los espanta-ilusiones, el vestido no sirve más que para cuidarse del frío. Lo que es no saber.

¿Quién quiere que le preste el videocassette con la historia de la lencería?